Maldito sábado

El caldero en el que me cocinaron tenía tantos ingredientes
Que no se reconoce el sabor que tengo

Me miro al espejo y veo un rostro marcado por siglos de duro trabajo
Cierro los ojos y veo mis pies descalzos atravesando el Wadi Rum
Miro mis manos agrietadas trabajando en los campos de Sichuan
Observo mi cuerpo yaciente y ensangrentado en el barro de Urgench

Tantos afectos, tantos paisajes
Y tan poco tiempo para deleitarse

104DSC00078 (2)

Me cocinaron a fuego lento
entre lecciones magistrales y una gran bibliografía
Que como la bola de un preso, me impide despegar

Cierro los ojos y vuelo, pero vuelo en soledad
Como el águila que ya no tiene ganas de cazar
Planeo, observo, espero un final

Me cocinaron con exceso de verduras
Para que mi carne no resultase atractiva a los tiburones
Aunque ellos estaban hambrientos, y sentí una insana empatía
En un acto estéril, les entregué trozos de mí
Sin brazos, sin piernas
Continuaron insaciables

Cierro los ojos y veo un aura anaranjada en mi constelación
Miro mis manos preparando una medicina para el tormento
Observo mi cuerpo abonando los bosques, echando raíces
Sonrío feliz a quienes se acercan
Para depositar un nuevo ingrediente en mi caldero
Y hacer que este puchero supere las expectativas
Del más refinado gourmet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s